20 de febrero. La expedición de Hernández de Córdoba deja atrás Cuba

20 de febrero de 1517
LA EXPEDICIÓN DE HERNÁNDEZ DE CÓRDOBA DEJA ATRÁS CUBA

Según la crónica de Bernal Díaz del Castillo, la expedición de Francisco Hernández de Córdoba partió de la Habana, Cuba, el 8 de febrero de 1517

[…] y en doce días doblamos la punta de Santo Antón, que por otro nombre en la isla de Cuba se llama Tierra de los Guanahataveyes, que son unos indios como salvajes”

La expedición entró entonces en territorio desconocido: el canal de Yucatán, el trecho de mar de poco más de doscientos kilómetros que separa el cabo de San Antonio —el extremo occidental de la isla de Cuba— de la costa oriental de la península de Yucatán.

Imprimir
Corrientes marinas prevalecientes en el Mar Caribe y el Golfo de México

Este canal conecta las aguas del Mar Caribe con las del Golfo de México, y es una zona donde convergen poderosas corrientes marinas, que de hecho son las que originan la corriente del Golfo.

Según relata Díaz del Castillo,

navegamos a nuestra ventura hacia donde se pone el sol, sin saber bajos ni corrientes ni qué vientos suelen señorear en aquella altura.

Según algunos cronistas, como Bartolomé de las Casas y Cervantes de Salazar, la decisión de navegar hacia el oeste se basó en los consejos de Antón de Alaminos, el experimentado piloto de la expedición, quien un par de años después habría de jugar el mismo papel en el viaje de Hernán Cortés. En su primera carta de relación, el conquistador escribió

y [Hernández de Córdoba]  llevó por piloto a un Antón de Alaminos, vecino de la villa de Palos. Y a este Antón Alaminos trujimos nosotros agora también por piloto.

Alaminos había participado muy joven, en 1502, en el cuarto viaje de Cristóbal Colón, cuando el Almirante de la Mar Océano descubrió la costa de lo que ahora es Honduras. De acuerdo con Alaminos, hacia el norte de las Guanajas (las islas enfrente de Honduras) se habrían de encontrar tierras con enormes riquezas.

Como haya sido, el destino del centenar de hombres de la expedición, y el rumbo de la historia quedaron sellados con la decisión de explorar las desconocidas tierras situadas más allá del cabo de San Antonio.

Bernal Díaz del Castillo, Historia verdadera de la conquista de la Nueva España. Capítulo II

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s