Señor, albricias, porque estamos en la más rica tierra de las Indias

28 de febrero: La tierra de Yucatán está cerca
La crónica de Francisco Cervantes de Salazar

cervantes-de-salazar
Francisco Cervantes de Salazar

En los últimos días de febrero de 1517, la expedición de Francisco Hernández de Córdoba se hallaba ya muy cerca de la costa oriental de Yucatán. Sin saberlo aún, el centenar de intrépidos aventureros y mercenarios que formaban parte de la expedición estaban a punto de “descubrir” —al menos oficialmente, para la corona Española— las tierras de lo que ahora es México.

Francisco Cervantes de Salazar, en su Crónica de la Nueva España, nos ofrece una narración de los momentos en los que el piloto Antón de Alaminos se dio cuenta de su cercanía a tierra firme.

Una noche, al medio della, estando la carabela con bonanza, la mar sosegada, la luna clara, la gente durmiendo y el piloto envuelto en una bernia, oyó chapear unas marecitas en los costados de la carabela, en lo cual conosció estar cerca de tierra

Ordenó entonces el piloto al contramaestre que tomase la sonda y buscase fondo. El oficial contestó a gritos:

“Fondo, fondo”; tornando a preguntarle el piloto “en qué brazas”, respondió “en veinte”; mandóle el piloto que tornase a fondear, entendiendo por la respuesta que estaban cerca de tierra.

Alaminos fue entonces a ver al capitán:

“Señor, albricias, porque estamos en la más rica tierra de las Indias”; preguntándole el Capitán: “¿Cómo lo sabéis?

El piloto le respondió explicando que muy joven él había sido un “pajecillo de la nao en que el almirante Colón andaba en busca desta tierra”.  Se refería el piloto al cuarto viaje del Almirante de la Mar Océano, que había tenido lugar en 1502. Cervantes de Salazar continúa  su relato, en palabras de Alaminos:

“yo hube un librito que traía, en que decía que, hallando por este rumbo fondo, en la manera en que lo hemos hallado ahora hallaríamos grandes tierras muy pobladas y muy ricas, con sumptuosos edificios de piedra en ellas”

El capitán, entusiasmado por lo que le contaba el piloto, le contestó:

“Navega la vuelta de tierra, que, vista, saltaremos en ella, y si ansí fuere lo que decís, no habréis perdido nada y creeremos lo demás que estuviere escripto.”

Al día siguiente, a las diez de la mañana, vieron tierra …



Cervantes de Salazar, F (1985) Crónica de la Nueva España. Prólogo y estudio de Juan Miralles Ostos. Editorial Porrúa, Ciudad de México.
[las citas son del libro Segundo, capítulo I; el libro fue escrito alrededor de 1560(¿?)]

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s